lunes, 26 de marzo de 2018

La estrella verde de cinco puntas

Sentado en lo más alto de la gran mole de arena de Erg Chebbi, los últimos rayos de sol ciegan la mirada mientras se resisten a morir tras unas colinas castigadas por la monotonía del calor y la sequía que domina en la vastedad de las llanuras del desierto. De cuando en cuando, una brisa que aflora se violenta y torna en viento que levanta la roja arena y golpea con fuerza tu cuerpo, desfigurando las dunas y borrando las huellas del pasado. En ese momento justo antes de que la dama de la noche inicie su reinado, asentada en su etéreo palacio estrellado y eternamente condenada al hastío de los amantes de un romance prohibido, recapitulas lo vivido, lo sentido y lo percibido durante los días que has estado por el país vecino, sur de tu sur, norte de muchos.

Contra toda expectativa el paisaje es verde, las montañas son altas y la lluvia no da tregua. Los verdes cultivos se extienden más allá de donde la vista alcanza y el horizonte se tapiza con bosques salvajes de pino que respiran vida. Más allá de la paloma blanca de marruecos, escondida entre dos cuernos de fría piedra, descansa el pueblo azul donde las casas de amontonan unas sobre otras y las escaleras se elevan hasta el cielo. La Dama Libre descansa allí en paz, y desde lo alto de la mezquita española el río ruge con furia y las aguas se arremolinan a su paso, partícipes de la hipnótica violencia con que la hechizada naturaleza nos hipnotiza. Te despides de este pueblo que te ha dado la bienvenida a tierras extranjeras y pones rumbo al sur.

palacios ocultos por
paredes de barro
Perdido por La Medina la lluvia cala y te empapa esa sensación de respirar historia e historias, de sentir que las paredes de barro y adobe entre las que caminas han sido testigos y protagonistas de las vidas de las casi medio millón de personas que las habitan, impertérritas al paso del tiempo durante 1230 años, guardando en silencioso secreto palacios de cerámica, madera, cuero y yeso. Arriba desde los balcones puedes ver las viejas curterías de cuero sobrevoladas por un olor nauseabundo atenuado con hierbabuena y menta, mientras que abajo las calles se estrechan, las alturas bajan y la luz disminuye, ¿se trata de un callejón sin salida? Furtiva, entre sus incontables minaretes descubres la universidad más antigua del mundo, maestra de Avicena, y afuera en el camposanto escuchas a alguien llorar como mujer su ultimísima pérdida. En el zoco se mezclan los olores de mil especias cuidadosamente ordenadas, el sonido de los machetes al romper el hueso y la voz de los comerciantes se eleva por encima del transeúnte bullicio que abarrota sus calles: ¡Alek belek!, uaha habibi. De noche las calles se apagan y sucumben al silencio; el azar te lleva a la casa de un desconocido, perdido entre humo, risas y cantos que se elevan más allá de las siete puertas de oro que guardan el palacio real.

De nuevo el destino es caprichoso, y unas horas al sur de La Medina te ves envuelto en un manto blanco y rodeado de bosque alpino, donde unos primates de culo pelado intentan pirañear todo cuanto esté a su alcance, desde cualquier tipo de comida a la antena de un coche. Ya en las llanuras del desierto, inmerso en el vaivén de la carretera, ves como la rocosa mole del bajo Atlas se alza imponente con sus laderas nevadas. La noche cae rápido, los colores se funden y al alzar la mirada para perderte en el mar de diamantes atrapados en lo inmenso de la distancia encuentras un sutil y caprichoso regalo, como el filo de un frenesí: descubres en su perlado resplandor el lado oscuro de la luna, el éter más éter, pequeño elixir de eternidad. Más allá de las nubes todavía queda cielo.
Fertilización in-vitro del Siglo III a.C


Después de aquél mágico espectáculo de colores y misterio los días pasan rápido. De vuelta a Tánger, donde todo empezó, tropiezas con Meknes, su zoco y la grandiosidad de la Bab Mansour. En el anacronismo de las ruinas de Volubilis, entre un arco del triunfo, una basílica y un prostíbulo descubres los mosaicos romanos tan distintos a aquellos que viste en Fez, Chefchaouen o Merzouga. No lo niegues, tú también quedaste con las ganas de tocar aquél falo de piedra en busca de..."fertilidad".


Ya en Tánger las nubes no te dejan ver el otro lado de El Estrecho, ni el suave beso entre los dos mares. Una mano te tira del abrigo y suplica por algo de comer, pero se lo niegas por inercia. ¿Qué clase de mundo nos hace capaces de negarle el pan a un niño?¿Qué te suponen 20 céntimos en un momento puntual del día? Te avergüenzas de ti mismo y quieres rectificar pero ya es tarde, los dados se han lanzado y has vuelto a sacar dobles por tercera vez.  La lluvia no puede lavar el pérfido hedor de la culpa, que llevas contigo a casa.

Ahora de nuevo en el piso, escribiendo estas palabras, busco los esquemas y algoritmos que compilan la experiencia vivida esta pasada semana.Pobreza, riqueza, estupidez y ciencia,  han sido los pilares de este viaje en el que he descubierto una tierra de sueños y sonrisas, pero también de miseria y anhelo. 

Al final de los viajes uno siempre se siente un poco más solo; después de todo, no habría sido lo mismo sin la gente tan genial con la que he tenido oportunidad de compartirlo. 

Ahora Madrid se me hace aburrida.Será que el suspiro de lo exótico barre, como el viento del desierto, la superflua materialidad que empaña los sueños.

"En la naturaleza nada hay superfluo". Averroes

domingo, 4 de febrero de 2018

Porretas ft Lechones -- Y aún arde Madrid


Hijos de la calle de Santa Comba
entrenábamos en Casa de Campo
Cuando el Cosme nos dijo adiós, yo me abro
Algo se murió en el vecindario
No es suficiente una canción
Para recordar aquellos años.
Cuando la Blume era un descontrol,
Cuando la orientación no era un engaño


[Chorus]
Recuerdo los buenos tiempos
recuerdo buenas historias
y aún arde madrid en mi memoria (x2)

Buscando balizas por el barrio
ocho truchillas se juntaron
imitando al Vichichoús
o a su querídimo Alberto el Sabio
Con el cigarro siempre en la boca
Frontales de Juanma y un buen mecheró
Hachazo Nogueira estaba entrenando solitario,
LA zona, droga y orientación

[Chorus]
Recuerdo los buenos tiempos
recuerdo buenas historias
y aún arde madrid en mi memoria (x2)

Donde estarán el Milvi y el Pychon, 
con el Ruso, bebiendo a volcar 
Raico la furgo estará llevando,
¡piensa en la gena si todo va mal!
Y ahora con 40 y muuuuuchos cigarros, 
por lechones mas saben que el diablo
Que SU orientación nunca se ha vendido
ni a las modas ni a empresarios


[Chorus x2]
Recuerdo los buenos tiempos
recuerdo buenas historias
y aún arde madrid en mi memoria (x2)

Ocho truchillas y allegados en su hábitad natural
[De izda a dcha: Pychon, Cosmonio, Ochotogena, Milvi, (Ambell*), Pivovarov, (Jose Saeta), Corrocho, Raicox ]


martes, 26 de diciembre de 2017

Una botella de ron, unos hielos y la imagen de una pelirroja desnuda

Hace un tiempo CdR escribió, embebido en el delirio de sus apuntes, su particular entrada acerca a una bolsa de nueces y de toda la liturgia en torno al ritual de su descascarillamiento. Desde entonces he esperado el momento de poder sacar por extrusión algo tan genial de algo tan diminuto y aparentemente banal (aunque no conviene incurrir en el error, pues ya nos lo advirtió uno de los pocos miembros de una familia real al que respeto: lo esencial es invisible a los ojos).

Como no podía ser de otro modo, tras unos meses enterrado en la objetiva ciencia, ha sido necesaria una conversación con El Artista (ahora más artista que nunca) para que el Rey Lear, ahora compañero de celda de Segismundo, clamaran por un poco de oniria y descorcharan una botella de champán para dejar correr el glutamato y la serotonina, montando así su particular orgía en lo más fisiológico de mi alma.

Si la autoconsciencia es uno de los cúlmenes del raciocinio, pero la excitación y el deseo sexual vienen de algo más profundo y arcaico en nuestro ser, ¿es lícito, o por el contrario contraproducente, sentirse excitado al volverse consciente de la grandeza de alguna que otra pequeña obra de arte?

Y por eso tengo el fondo de pantalla que tengo (qué le vamos a hacer).



Y así, fascinado por la cantidad de pequeñas minucias sobre las que se puede erguir un imperio, empiezo a pensar que voy a tener razón en eso que llevo unos meses diciendo ("¿Qué somos si no más que un cúmulo de errores y matices ondeando al viento?"). Y es que es el detalle aquello que hace lo óptimo de la experiencia, de la tentación deseo y del éter carne en este llano en llamas. Después de todo, ¿qué es la carne sin el hueso, la vida sin el pecado  y lo humano sin los sueños?

Qué es la vida, un frenesí;
qué es la vida, una ilusión
pues en la vida somos de hueso
y los huesos, polvo son.

¡Ay que ver, Jesús Cristóbal, para lo que nos ha dado una botella de ron, un par de hielos y la imagen de una pelirroja desnuda!

jueves, 19 de octubre de 2017

Panoramix

Hace tiempo lancé una pregunta al aire que parece que se fue con las golondrinas de Bécquer:




Cuando uno ve su poder económico-adquisitivo-físico-deportivo-competitivo limitado por causas de fuerza mayor, no queda más remedio que volverse un poco "picky" con las pruebas de Liga Nacional a las que asistir.  Tanto es así que ya, desprovisto de toda responsabilidad como deportista de alto rendimiento, y liberado de las cadenas de la ligadicción, a partir de ahora puedo permitirme el lujo de asistir sólo a aquellas pruebas que no vayan a ser "una fumada". 

Porque a mí lo que me gusta es la orientación, pura y ascética.

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo lo que para mi ahora mismo es equivalente, por lo menos, a la Divina Comedia:


Cartografía impoluta
Trazados de calidad
Speaker y punto de espectadores
Bar con cerveza fría
Un terreno de lujo

¿Qué más puedo pedir? Más Ligas Nacionales así, bien hechas.

Un placer volver a ir fino y encontrar esa esencia salvaje y primitiva que nos acompaña furtiva control tras control, a pesar del nefasto estado de forma y la doble petada en mi odisea de 1h 40min de carrera larga (Homero estaría orgulloso). Después de todo, la orientación es como montar en bicicleta: llegas con las rodillas desolladas y los pantalones con agujeros... y no se olvida.

Con un bosque como este... ¡quién no quisiera ser un druida!
Próxima parada,  revancha en Euskal Herria. ¿Podre remontar ese Legutiano 1 - 0 Jorge?



"¿Qué es lo que pide todo placer? Pide anhelo de eternidad, profunda eternidad" - Martín Santos


miércoles, 30 de agosto de 2017

El PNTD invertebrado

Las palabras que estás a punto de leer expresan mi opinión personal, lo cual no implica que éstas sean concebidas como verdades absolutas y no han de ser interpretadas como algo férreo, totalitario e ignorante. Con ellas no pretendo más que remover la tierra y plantar una semilla en aquellos que me leáis, a fin de germinar unas cuantas inquietudes y, en definitiva, hacer volar a unos cuantos pájaros fuera de sus nidos. Comentarios, críticas CONSTRUCTIVAS y demás respuestas son bienvenidas.

Vigilando a mis trogloditas
Esta semana he debutado como técnico (en un sentido más estricto) en el programa de tecnificación nacional (PNTD) organizado por la FEDO en conjunto con el SOC, semana que me ha servido para confirmar pensamientos que había estado rumiando desde aquél día en que visité a La Doctora para que ésta me diera el pésame. Sabía que de un modo u otro no quería desaparecer de la Orientación, y partiendo de la base de que no podía ser podía ser como deportista iba a ser necesario darle la vuelta a la tortilla y continuar en este mundo como técnico/entrenador. No obstante, hay una serie de factores que hacen de esta decisión un camino tortuoso. Así pues, hoy toca reflexionar sobre el área de la tecnificación, pues ya en su día traté el tema de lo absurdo de la Liga Nacional actual, y sería inútil tratar el tema de los criterios de selección en ciertas categorías, asuntos que estamos hartos de discutir entre los colegas. Sé que soy joven, y que por lo tanto mis palabras pueden parecer fútiles, fruto de un acto impulsivo; nada más lejos, surgen de la experiencia de 5 años en los que he participado tanto de deportista como de técnico en los programas de tecnificación de la FEDO, siendo partícipe y espectador de esta hecatombe, así como de una cocción a fuego muy lento de estas ideas y posiciones respecto al asunto.

Lo que comenzó como un verdadero campo de tecnificación allá en Suecia por el 2011, con deportista realmente implicados y cuyo número permitía trabajar de forma adecuada el antes, el durante y el post-entrenamiento se ha ido convirtiendo progresivamente en un campamento de verano conforme el número de participantes ha ido aumentando y el nivel medio de los mismos ha ido bajando. ¿Cómo puede ser que algo que comenzó con 25 deportistas (miembros o aspirantes a equipos nacionales) haya pasado a tener 60 y pico deportistas los cuales algunos no saben ni leer la curva de nivel correctamente? ¿Cómo se va a trabajar adecuadamente con 60 niños? ¿Cómo van a aprovecharlo si no van preparados física ni mentalmente para ello? La respuesta es dura, pero sencilla:

No se tecnifica, no se aprovecha, no se trabaja.

Uno de nuestros grandes intelectuales del siglo XX, producto ibérico español, afirmó una vez que " no es el ayer, el pretérito, el haber tradicional, lo decisivo para que una nación exista. Las naciones se forman y viven de tener un programa para mañana", y en consecuencia, unos objetivos. Extrapolado a la federación, ¿cuál es, pues, el objetivo de estos programas de tecnificación? ¿Van orientados a la tecnificación o a la promoción? En muchas conversaciones de bar ha quedado la obviedad de lo absurdo de la dinámica que han cogido estos programas internacionales estivales. Y este SOC-2017 ha terminado de materializar estas conversaciones:

para la mejora del deporte base  no es necesario viajar al extranjero
 (pues el nivel actual del grueso de los chicos que disfrutan de estos viajes así lo es). 

El famoso buzón
Para tecnificar es necesario tener muy bien asentadas las bases técnicas de la orientación, y de primera mano se en que un gran porcentaje de los PNTDs hasta ahora realizados no las tenían. Entonces, ¿por qué seguimos empeñados en invertir tanto dinero y esfuerzo en estos programas? Tenemos gente cualificada, terrenos y recursos de sobra para organizar unas jornadas de entrenamiento y tecnificación (enseñanza) de carácter nacional, con sus 60 chicos (de los niveles y edades que sea) de la duración que sea (2-3 semanas), dejando la internacionalidad para aquellos jóvenes corredores en los que el esfuerzo se demuestre por medio de la dedicación a este deporte y que realmente vayan a tecnificar, sin el famoso buzón ni el juego de la pinza. Por suerte este año desde la FEDO han puesto en marcha el primer PNTD nacional; ahora sólo queda invertir las cifras
progresivamente y el nivel de los atletas del plan internacional progresivamente.

Pero, al igual que no hay casa sin ladrillos, no puede haber programas de tecnificación sin técnicos. Existen cursos de técnico nivel 1, de técnico sport-ident y de trazador fantásticos y maravillosos, siempre y cuando tengas cantidad de tiempo libre, vehículo propio y disponibilidad de horarios, todo aquello que acarrea un curso presencial. Y qué casualidad, que muchos de los posibles candidatos a realizar este curso carecemos de ello.


¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI, siglo de la tecnología y la comunicación, no dispongamos desde la federación de cursos de formación integra, o en su mayor parte online? 

Me pregunto que secretos esconderá el software de Stephan Krämmer para que tengan que contarse de forma presencial. Punto y aparte del curso de técnicos, hablar sobre el tema de los trazadores es incurrir en el tema de la calidad de las pruebas de Liga Nacional, y eso sería el equivalente a abrir la caja de Pandora.

Resumiendo, tres cuestiones capitales:


  1. ¿Cómo pretendemos formar nuevos técnicos si no adaptamos los métodos de enseñanza a las nuevas tecnología y recursos?
  2. ¿Qué rumbo queremos tomar en relación al deporte base, cómo queremos arribar a puerto si navegamos sin rumbo ni dirección?
  3. ¿Teniendo la materia prima, por qué nos empeñamos en venderla e importar producto manufacturado? (a cierto compendio de monarcas españoles no les funcionó)

Ante la cuestión de PNTD sí o no, mi respuesta, como la vida misma, no es ni blanca ni negra: PNTD sí, pero bien hecho. Y un ejemplo de ello es el que se ha hecho con carácter nacional aprovechando el SOC.

No me corresponde a mí, en tanto que deportista, establecer las metas, objetivos y la dirección que debe tomar la Federación acerca de estas cuestiones, pues por suerte carezco de responsabilidad alguna en materias de esta índole, pero sí considero necesario poner el grito en el cielo y verbalizar los pensamientos e inquietudes que nos asaltan a cierto sector de esta nuestra comunidad orientadora. 

Guardar silencio sería ser cómplice de este asesinato.


domingo, 11 de junio de 2017

Naturaleza ¡Eres mi diosa!

Con la llegada del verano, y despojado de sus obligaciones universitario-académicas, era inevitable que Segismundo no saliera de su torre. Y en efecto, tras un rodaje corto por la montaña, y sentado en El Templo frente a ella, así lo ha hecho. 

La luna llena dominaba con su luz perlada una noche de calma, de esas en las que Jorge mantiene sus conversaciones reveladoras con El Artista. En uno de sus desvaríos surgió LA pregunta: 

Oye tío, que no te he preguntado…lo de la Orientación  como lo llevas. El otro día leí tu blog y leí a un Jorge derrotado

Como si de una fórmula mágica  se tratase (equiparable en poder y efecto a un Alohomora potteriano), esa pregunta lo descorchó como  a una botella de champagne francés.  

Tras un par de semanas de (anheladas) vacaciones, Jorge ha conseguido volver a ser el de siempre: el que sale a correr, hace sus abs y estira por las mañanas; el que lee, subraya citas y las extrapola a su vida diaria; el que escribe, ordena sus pensamientos en el blog y hace referencia a sus lecturas del momento. Pero lo mas importante, por  encima de todo, es que ha vuelto a ser el Jorge Feliz que sabe lo que quiere. Lo que necesitaba era, al fin y al cabo, objetivos y determinacioneslíneas sobre las que escribir los renglones de mis pensamientos. Toda su etapa de nihilismo sofariano hiperfagico no había sido ni mas ni menos que un torbellino de ideas huérfanas en su mente, cautivas de su propia entropía, como apuntes sucios en una hoja en blanco.

Después de unos cuantos rodajes Globeros, y de algunas tiradas en bici, Jorge ha decidido ir un poco mas allá,  abandonar la pista forestal y realizar la bajada de vuelta por la Cuesta de los Montaores.  Ni el ritmo, ni el frenesíni la magia del límite son los que eran, pero Jorge cree que ha sido la mejor decisión que ha tomado en mucho tiempo…¡Se ha sentido vivo! VIVO 

Y es que como un bastardo dijo una vez… Naturaleza, ¡eres mi diosa!  Creo que nunca podré  vivir sin el encanto de los bosques, la pureza de la montaña o el hechizo de la noche. Así, como una vez uno de los reyes del gigante contemporáneo de cervantes clamó, a mi tobillo bastardo yo le digo: 



Pero no lo digo desde la ira, la frustración o el enfado de la impotencia del presente, si no con la seguridad y la determinación de lo pasado, pasado y superado. Atrás quedaron las tardes de sofá,  resignación y HBO; es momento de nuevo de explorarme y conocerme de nuevo, de experimentar y reestablecer los nuevos límites, donde quiera que estén. Y aceptarlos. 

De momento, que no me rebase el Michelín por encima de la goma de las mallas, y que los muslos no me rocen al andar. Después,  entrenador en el SOC y en el Campus de Verano de la FORM. Tras una breve estancianen Dite, afloramos en la otra orilla de la Estigia. 


"No te interpongas entre un dragón y su ira "



lunes, 20 de febrero de 2017

Duodécimo Libro

Cámara en mano y sentado sobre una roca furtiva, Jorge se dedicó este fin de semana a contemplar el baile entre los superclase y la dama del noreste sureño mientras rumiaba en su mente los caprichos del destino. En un Costa Cálida empezó todo (2006) y en otro Costa Cálida (2017) se ha despedido de todo lo que ha sido, de aquello que lo ha identificado y de aquello que no ha podido ser.

Todo comenzó cuando La Doctora puso cara de póker al ver que el estudio de pisada no cuadraba con la morfología de sus pies; un TAC y unas ecos mas tarde descubrieron los pies mutantes de Jorge. Desde entonces ella lo tuvo claro, y así se lo hizo saber: antes o después esos tobillos te van a dar problemas. No te se decir si dentro de 5 meses, 5 años o nunca, pero los acabarás teniendo... Y en efecto, así ha sido. 3 años después del diagnostico el pronóstico se ha cumplido. You pushed too much Jorge, has querido dar mas de lo que tu cuerpo puede soportar y te has marcado un Raikkonen quemando el McLaren.





















De vuelta la gran ciudad en la Fedoneta, al igual que sentado en aquella piedra viendo  los high-class disfrutar, te vuelve a abrumar la impotencia. Impotencia de saber que por mucho que luches ya no podrás disfrutar de la élite, de un mundial Júnior, de un Jukkola o de unos relevos con un equipo peleón en el CEO; de saber que ya no podrás disfrutar del sacrificio, de la exigencia o la excelencia en aquello que te gusta, que te define y que te apasiona.  Escuchar a Raico y Rorri discutir sobre el equipo para relevos del CEO te hacen volverte consciente de lo que, por caprichos de la naturaleza, te ha sido negado. Te queda el consuelo de saber que has sido fiel a tus principios y has luchado hasta el final con todas tus fuerzas. ¿Si uno se traiciona a sí mismo, qué le queda?

Después de dos o tres días meditándolo planteas otras salidas y empiezas a verlo con calma. De golpe y porrazo tienes que dejar de hacer lo que siempre has hecho para abrirte a nuevos mundos: la natación o la estática para no volverte un cachalote y el crossfit para volver a estar fuerte parecen salidas viables. Es cierto que hay multitud de ventanas que parecen abrirse tras una puerta que se ha cerrado. pero en tu interior sabes que no es así, que tu no quieres ni agua ni bicicleta ni gimnasio. Abandonarse al nihilismo universitario erótico-festivo es una idea tentadora, pero eres un Purista: te gustan los controles largos, el bosque alto y sin caminos, navegar y desconectar... qué le vas a hacer. 

Si Eneas pudo encontrar su camino a merced de los caprichos de Juno,
 sé que tu  Jorge vas a poder encontrar el tuyo, te lleven los hados a donde te lleven, 
sea a Esperia o a las costas de Dido.

Así pues te despides de la competición, Jorge, como le dijo Sabina a su princesa: ya no te tengo miedo nena, pero no puedo seguirte en tu viaje... o al menos no como me gustaría. Quizá sea hora de no pararse a mirar atrás... quizá sea hora de caminar, caminar, caminar y empezar un viaje hacia la niebla profunda en busca de senderos ocultos.

"La fortuna favorece a los valientes" - Virgilio 


Los maliciosos, 2015